Momentos difíciles, momentos de cambio

by - 08:00



     Ah, seguro que algunos pensaban que había abandonado este blog. Si es así, se equivocan. Me tomé un descanso no intencional, forzado por circunstancias internas y externas, pero sabía que tarde o temprano volvería a él. Como dije en un posteo anterior, quiero que este blog se transforme en mi ventana al mundo donde poder expresarme con absoluta libertad. Y quizás es esa misma libertad lo que me ha estado faltando en este último mes y medio. 

     Todos los argentinos atravesamos momentos difíciles. Estamos en la peor crisis económica de nuestra historia, con malestares sociales en constante crecimiento, y una inflación descontrolada que hace imposible ahorrar, invertir o planificar a futuro. Sumado a estresores laborales (este mes me tocó capacitar nuevo personal para el puesto que ocupo) y problemas de índole personal, he tenido pocos incentivos para permanecer activo en redes sociales. No obstante, he vuelto y con algunas novedades.

    Continúo escribiendo mi compilado de relatos cortos que ya he mencionado en el pasado. Voy a paso de tortuga, pero todo avance es siempre preferible al estancamiento. Confío en el proyecto y espero verlo terminado en el futuro intermedio. Además, sigo firme con el ejercicio e intentando regresar a mi dieta saludable. Una de las cosas que más extrañaba de mi pasado musical era el simple acto de cantar (si no lo saben, estudié un año de canto lírico cuando era más joven) y por fin me han dado el visto bueno los médicos para retomar. He descubierto que estoy horriblemente fuera de forma en lo que a la voz se refiere. Mientras busco un nuevo profesor de canto, hago ejercicios vocales y de calentamiento diario para fortalecer un instrumento largamente abandonado. Al igual que con el gimnasio, es una mera cuestión de constancia y paciencia. Tengo ganas de retomar mis antiguos proyectos musicales. Quizás algún día verán finalmente la luz del día.

     Estoy profundamente conmocionado por el atentado contra Salman Rushdie. El caso de este hombre es uno que he seguido de cerca a lo largo de los años. Lo mencioné explícitamente en uno de mis videos del antiguo canal de booktube. Es inadmisible que en el siglo XXI, en Occidente, las personas paguen un precio tan alto por crear arte. He considerado escribir un artículo en el blog con mis reflexiones al respecto (hace tres años di una conferencia sobre libertad de expresión en Occidente y me centré en el caso de Rushdie como ícono de la destrucción de este derecho en nuestras sociedades). Veré si finalmente lo hago o si ahorraré mis palabras para otra ocasión. Todo depende de cómo se desarrolle este evento que, al menos para mí, tiene una magnitud histórica enorme.

     Fuera de los problemas, lo demás es puro impulso creativo.

    ¿Alguna vez sintieron estar en una carrera contra el tiempo? En estos últimos días, me invade cada vez más la sensación de que todo lo que quiero hacer debo hacerlo ahora. Tengo múltiples proyectos y muchas energías para llevarlos a cabo, pero siento que no me alcanza el tiempo para concretarlos. Estoy inentando balancear mi ambición creativa con mi necesidad de trabajar para mi propia subsistencia. Y no siempre es fácil. La vida adulta está llena de obstáculos que la salud mental no siempre permite sortear. Teniendo en cuenta que el año que viene regreso a la universidad, las ansiedades me consumen.

     Estamos en los últimos días del invierno. Si bien todavía hace mucho frío, ya se empiezan a sentir los cambios que anticipan la llegada de la primavera. Los días se alargan, los amaneceres nos saludan más temprano y el canto de los pájaros tiene un sonido distinto, más pacífico y constante. A veces, en el ajetreo del día a día, no nos detenemos a percibir todo aquello que nos rodea. Me he planteado el objetivo, este mes, de adquirir una actitud un poco más reflexiva y consciente. Quizás volver a mi práctica meditativa. Me encantaría regresar a la lectura, pero eso probablemente ya sea demasiado esfuerzo.  En pocas semanas empiezo mi curso preuniversitario y con eso se termina todo atisbo de tiempo libre que le quedaba a mis días. 

       Quizás es en los momentos de cambio donde más se pone aprueba nuestra capacidad de adaptación. En el pasado, he fallado al desafío por demasiada debilidad, impaciencia e impulsividad. Mis treinta, como me los he planteado, serán la década donde finalmente conquistaré todo aquello que siempre quise lograr pero que nunca tuve la fortaleza necesaria para alcanzar. Deséenme suerte, porque realmente la necesito.

     Si estás pasando un momento difícil, te envío un abrazo virtual. En esta época de locura, fanatismos, violencia y crisis, un poco de fraternidad es lo que va a terminar salvando al mundo.


  • SOBRE EL AUTOR
      Mi nombre es Rodrigo. Soy un escritor independiente Argentino, apasionado por contar historias y compartir reflexiones. Si bien mi campo predilecto es la ficción, en este blog les hablo sobre todo lo que pasa por mi cabeza: mi vida, mis experiencias, mis visiones del mundo y mi proceso creativo. Escribo desde chico ficción literaria y ficción gótica. He publicado relatos cortos y novelas que están disponibles para lectores de todas partes del mundo.

       Seguime en Instagram y Twitter

Artículos recomendados

4 comments

  1. Un abrazo de vuelta para ti. Gracias por regresar y permitirnos leerte de nuevo.

    ResponderBorrar
  2. Rodrigo, ¡ánimos con el nuevo libro de relatos! Como bien decís, lento pero seguro es mejor que nada. No bajes los brazos con la lamentable situación del país, como sabés no esás solo, somos muchos los jovenes que seguimos resistiendo. Estoy convencido de que nosotros somos la generación que más la está sufriendo, pero también somos los que, independientemente de los resultados positivos o negativos que se puedan dar, vamos a lograr una gran fortaleza interna y vamos a salir con el espiritu renovado. En estos tiempos turbulentos, que la escritura sea tu brújula y la inspiración tu combustible. ¡Un saludo grande!

    P.D.: Me pregunto qué habrá sido de la cacatúa de tu relato... qué cosas tan extrañas habrá visto desde la intimidad de su jaulita... ;)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte y por tus bellas palabras. No es un momento fácil, pero tarde o temprano se sale adelante.

      Por cierto, el relato está girando hacia un final oscuro, así que no sé donde irá a terminar.

      Un abrazo!

      Borrar

Mis publicaciones