Melodías Sepultadas (2020) - Mi novela debut

by - 08:00

 

Melodias+Sepultadas+Rodrigo+Eker

      Hoy tengo el placer de anunciarles la publicación de mi novela debut titulada Melodías Sepultadas. Se trata de una obra introspectiva, perteneciente al campo de la ficción literaria, en la que estuve trabajando durante los últimos cuatro años. Ambientada en Buenos Aires, durante los días previos a la Navidad, trata temas oscuros (suicidio, enfermedades terminales) y, al mismo tiempo, contiene uno de los elementos que más amo: la música clásica. Estructurada con la técnica musical del tema con variaciones, es una exploración fundamental del proceso del luto y de cómo el duelo afecta a las distintas áreas de la vida de una persona. Se trata de una obra muy sentimental en su estilo y en el tono en general en que está escrita. Y me siento muy orgulloso de finalmente poder publicarla. 

     Aquí les dejo la sinopsis:

      Federico Sáenz se encuentra en un momento clave de su vida. A los veintitrés, está por recibirse de arquitecto, por consagrarse como profesional destacado y por casarse con el amor de su vida. Sin embargo, un evento inesperado pondrá a su mundo en crisis: el suicidio de su mejor amigo. Hernán Trabucco, violinista prodigio con un talento imparable, se ha quitado la vida a días de su estreno como solista en el Teatro Colón. La brutalidad de la tragedia forzará a Federico a indagar el pasado y replantearse cada una de las cosas que creía conocer de su amigo de la infancia. 

      Escrito en un tono melancólico que no rehúye del uso del humor, Melodías Sepultadas es un homenaje a la amistad y una reflexión sobre la brevedad del tiempo, el éxito y el fracaso.

Comprar el libro

Formato e-book (Amazon Kindle)

Libro físico (paperback)


Melodias+Sepultadas+Rodrigo+Eker

Quizás también te interese:

1 comentarios

  1. One Art

    BY ELIZABETH BISHOP

    The art of losing isn’t hard to master;
    so many things seem filled with the intent
    to be lost that their loss is no disaster.

    Lose something every day. Accept the fluster
    of lost door keys, the hour badly spent.
    The art of losing isn’t hard to master.

    Then practice losing farther, losing faster:
    places, and names, and where it was you meant
    to travel. None of these will bring disaster.

    I lost my mother’s watch. And look! my last, or
    next-to-last, of three loved houses went.
    The art of losing isn’t hard to master.

    I lost two cities, lovely ones. And, vaster,
    some realms I owned, two rivers, a continent.
    I miss them, but it wasn’t a disaster.

    —Even losing you (the joking voice, a gesture
    I love) I shan’t have lied. It’s evident
    the art of losing’s not too hard to master
    though it may look like (Write it!) like disaster.

    ResponderBorrar