El terror de 'Las cosas que perdimos en el fuego'

by - 08:00

      Mariana Enriquez es una de las autoras argentinas más difundidas de los últimos tiempos. Reconocida por la crítica y alabada por muchos lectores, se ha transformado en un nombre conocido de las letras locales de mi país. Las cosas que perdimos en el fuego fue mi introducción a la escritora y se trató de una lectura muy gratificante. Se compone de una sucesión de relatos de terror altamente literarios ambientados en una Buenos Aires decadente con todo el sabor de la ambientación urbana. No todos los cuentos están al mismo nivel ni comparten su temática, pero aquí les dejo algunos de mis favoritos.

Pablito clavó un clavito: una evocación.

      Este relato trata del Petiso Orejudo, el asesino en serie más famoso de la Argentina de mediados del siglo XX. Cuenta la historia de un hombre joven que trabaja como guía en uno de esos tours de asesinos famosos de la Ciudad de Buenos Aires que se encuentra inesperadamente con una encarnación fantasmal del asesino. El título del cuento hace referencia al crimen más horrendo perpetrado por el asesino, del cual se habla en detalle a lo largo del relato.

El patio del vecino

      Una asistente social desempleada (despedida de su trabajo luego de una desafortunada noche en que tomó pésimas decisiones personales) se obsesiona con el patio de un vecino donde vive un niño que sospecha que es víctima de abuso. Lo interesante de esta historia es el dilema moral que plantea, ya que se trata de una protagonista cuyas acciones te hacen al mismo tiempo empatizar con sus intenciones y al mismo tiempo detestar su carácter.

El chico sucio

      El relato de apertura del compilado, nos habla de una mujer de clase media alta que se va a vivir por voluntad propia a un barrio marginal extremadamente peligroso. En este entramado de criminales y satanismo que lo domina todo, presenciará la desaparición de un chico pobre de la calle que le hace sospechar lo peor.

Verde rojo anaranjado

      Narrado en primera persona por una muchacha que está de novia con un recluido social, este cuento nos habla del fenómeno de los hikkikomori: esos jóvenes ermitaños que se encierran en sus habitaciones durante años enteros sin salir ni socializar con nadie. Ella habla con él mediante el chat donde su presencia se reduce apenas a la de un punto verde rojo anaranjado en su pantalla, de ahí el título.

La casa de Adela

      Este fue definitivamente mi relato favorito de todo el compilado. Se trata de un relato gótico en estilo tradicional que juega con la ambigüedad y los miedos del lector. Cuenta la historia de un grupo de niños obsesionados con las películas de terror que se deciden a explorar una casa abandonada en el barrio donde viven, aventura que terminará trágicamente. El final del relato está abierto a la interpretación, lo cual contribuye al terror que es capaz de infundir en sus lectores.

      ¿Han leído este compilado de cuentos? ¿Qué les ha parecido y cuáles son sus relatos favoritos? ¿Han leído otros libros de Mariana Enriquez? Déjenmelo en los comentarios :)

Quizás también te interese:

0 comentarios