Cómo empezar a leer a un autor

by - 08:00


      Una de las preguntas que muchos lectores nos hacemos a la hora de abordar a un autor inexplorado es: “¿Por dónde empezar a leerlo?”. Nos topamos de repente con un catálogo inmenso de obras literarias, incluyendo novelas, ensayos y relatos cortos, y nos abruma la idea de cuál título elegir para iniciarnos con su prosa. Si estás atravesando una experiencia similar, aquí te dejo algunos métodos que a mí me han resultado muy útiles para hacerlo. Espero que te sirvan.


Su obra clave

      Un buen lugar donde iniciarse con un autor es con su obra maestra, su opus magnum, es decir, el libro del que todos hablan y que ha marcado su legado como escritor. Sea que se trate de una novela cumbre, un ensayo influyente o una colección de relatos, arrancar con la pieza literaria esencial de un escritor te permite apreciarlo en la cima de su talento literario y asimilar rápidamente el porqué de su legado como escritor. La ventaja es que podrás seleccionar lo mejor de cada autor antes de quedarte a media con sus trabajos más tempranos o mediocres.

Cronológicamente

      Un método particularmente útil para leer a escritores jóvenes o autores que cuentan con un portfolio reducido de obras literarias es hacerlo cronológicamente: desde su publicación más antigua hasta la más reciente. Esto te permitirá apreciar su evolución como escritor y el desarrollo de sus habilidades literarias. Además podrás percibir el gradual cambio en sus intereses, la adaptación constante de su visión del mundo y cómo esta se entreteje de un libro al siguiente. Personalmente, encuentro a dicho proceso muy gratificante.

De menor a mayor

      En el caso de los autores prolíficos con libros grandes e intimidantes (Victor Hugo, Charles Dickens y Dostoievski son buenos ejemplos), una manera muy práctica de mojarte los pies en sus aguas literarias es arrancar con relatos cortos y novelas breves. Leyendo sus piezas más pequeñas y paulatinamente arribando a sus libros más extensos, podrás decidir si su obra te llama suficientemente la atención como para invertir tu tiempo en sus obras gordas. Es mejor -y más seguro- empezar con un compilado de cuentos que involucrarte con un mamotreto que después vas a terminar abandonando.

Con introducciones de terceros

      En el caso de clásicos antiguos o libros cuyo contexto y lenguaje es muy ajeno a nuestra época moderna  (Shakespeare, Cervantes o los clásicos griegos podrían servirnos como ejemplo), una buena manera de abordarlos es a través de las voz especializada de terceros. Sea mediante prólogos incluidos en las ediciones de nuestros clásicos, análisis literarios o biografías académicas, asimilar las palabras de expertos en la materia puede ayudarnos a comprender mejor el lenguaje, el contexto histórico o el modo de pensamiento de la sociedad donde se desenvolvía el autor. Y eso, definitivamente, mejorará nuestra experiencia de lectura.


En conjunto con autores similares

      A veces, para iniciarnos en la lectura de un autor nos hace falta comprender mejor el género literario o el estilo en el que desempeñó su obra. Leer libros contemporáneos a los suyos, autores de su mismo país o novelas de géneros y temáticas similares, puede motivarnos a apreciar mejor su trabajo. Es el caso de los lectores que deciden leer Frankenstein en conjunto con Drácula, una novela de cada hermana Brontë o deciden leer múltiples libros de fantasía para llegar a digerir las obras de Tolkien. Lo que sea que te ayude a introducirte a la obra del autor en cuestión, bienvenido sea.

      Esos son sólo algunos de mis métodos. ¿Se te ocurren otros? Dejamelos en los comentarios :)


Quizás también te interese:

0 comentarios