Jonathan Franzen y el arte de escribir

by - 08:00

jonathan+franzen+y+el+arte+de+escribir
      Hace poco captó mi atención un artículo que recientemente publicó el sitio Literary Hub detallando las 10 reglas para novelistas pensadas por Jonathan Franzen. Teniendo en cuenta que se trata de uno de mis autores favoritos, y que siempre he guardado un gran respeto por muchas de sus opiniones, hoy me veo en la obligación de diseccionar y comentar respecto de cada una de estas reglas. Soy un novelista en proceso, pero tengo ideas muy formadas acerca del arte de escribir (al menos desde la perspectiva de mi experiencia personal) y encontré que estos consejos tienen un tono ligeramente agridulce para mí. Es bueno recordar que Franzen es uno de los escritores más talentosos de su generación y que fue repetidamente destacado como el Gran Novelista Americano. Estos son sus diez consejos para escritores:

1- El lector es un amigo, no un adversario ni un espectador.

      Concuerdo completamente con esta afirmación. Aunque escribas consumido por el rencor, por el idealismo o por el placer romántico, al lector siempre se le debe tender una mano, no martillarle la cabeza ni alienarlo. Como decía el propio King: el lector es un nadador que se está ahogando y tu deber siempre debe ser tirarle un salvavidas.

2- La ficción que no es la aventura personal del autor en lo aterrador o lo desconocido, no vale la pena escribirla por ninguna razón excepto el dinero.

      Este consejo es muy útil, pero está fraseado de un modo extraño. La primera parte es muy acertada, pero la segunda es pura palabrería. El fin de lucro es un fin moral, y una motivación excelente, ética y respetable para escribir una novela. Dicho esto, el consejo de Franzen me recuerda al que suele dar Anne Rice una y otra vez y que encuentro apto para todo escritor: “A la hora de escribir, ve donde habita el placer y donde habita el dolor. Toma ese recuerdo doloroso que casi te impide respirar y explóralo con tu prosa.”

3- Nunca uses “entonces” como una conjunción, tenemos el “y” para este propósito. Substituirlo por "entonces" es perezoso y la solución del escritor sordo al problema de los demasiados “y” en una página.

      Admito que la traducción de esta regla queda invalidada en nuestro español y carece del sentido imperativo que tiene en su inglés original. Pero podríamos adaptarlo de otro modo: evita el uso de palabras perezosas y carentes de imaginación, sobre todo de manera repetitiva.

4- Escribe en tercera persona a menos que una voz realmente distintiva en primera persona se ofrezca de manera irresistible.

      Hay que aclarar que Franzen es un maestro de la tercera persona. A través de ella, es capaz de crear un nivel de intimidad incluso más grande que el que la mayoría de escritores alcanza con la primera persona. En lo personal, me siento más cómodo escribiendo en la tercera persona (y prefiero los libros construidos de ese modo), pero se trata de una de esas reglas que, si no te es útil, tenés la absoluta libertad de descartarla por completo.

5- Cuando la información se vuelve universalmente accesible, la investigación voluminosa para escribir una novela se devalúa junto a ella.

      Aquí entro en mi primer gran cortocircuito con Franzen. Esta observación la hizo en el contexto de su creciente descontento con las teconologías de las comunicaciones y el mundo globalizado. Encuentro que la universalización de la información fue uno de los grandes logros históricos de nuestra generación y que el acceso a ella no es capaz de devaluarla en absoluto. No hay punto de conexión entre un hecho y el otro. La idealización del elitismo del conocimiento, tan típico en nuestras universidades posmodernas, ha creado generaciones enteras de personajes con opiniones como ésta. Y es una verdadera lástima.

6- La ficción más puramente autobiográfica requiere pura invención. Nadie escribió una historia más autobiográfica que “La Metamorfosis”.

      Concuerdo con esta afirmación. Si bien hay autobiografías crudas y desvastadoras, cuando más desnudo está un escritor es cuando escribe acerca de otras personas. Ahí, en su ficción, podés conocerlo más íntimamente que en ningún otro lado: sus pasiones, sus obsesiones, sus traumas del pasado, su manera de ver el mundo, etc. Y, ciertamente, La metamorfosis es el mejor retrato que Franz Kafka pudo haber hecho de sí mismo. Aún sin haber tenido esa particular intención.

7- Pasarás más tiempo sentado y quieto que persiguiendo algo.

      Muy cierto. Llevo tres años escribiendo una novela, y la mayor parte de ese tiempo la he pasado corrigiendo errores, estructurando el libro y reescribiendo lo ya escrito que yendo atrás de ideas nuevas o produciendo más páginas. Sucede con la mayoría de los escritores.

8- Es dudoso que alguien con una conexión al internet en su lugar de trabajo esté escribiendo buena ficción.

      Quizás este es mi mayor punto de desacuerdo con Franzen. Encuentro que esta opinión no sólo es incorrecta, sino también increíblemente pretenciosa. No es poco común oír comentarios tecnófobos de la boca de este autor. Sin embargo, resulta una afirmación absurda: el internet puede ser una gran herramienta para enriquecer lo que escribís si sabes cómo usarlo correctamente.

9- Los verbos interesantes son rara vez muy interesantes.

      Absolutamente de acuerdo. Nada de “graznó”, “espetó”, “refirió” o “crocitó”. Quedate con el “dijo” y no la compliques más.

10- Debes amar antes de que llegar a ser despiadado.

      Quizás la más acertada afirmación de esta lista. Si no has conocido el verdadero amor (de pareja, de familia, de amigos, etc) difícilmente seas capaz de escribir con la profundidad que caracteriza a las grandes obras de ficción. El amor, la pérdida y la alienación, son grandes elementos de la literatura universal. Necesitas haber amado para llegar a ser despiadado.

      ¿Qué opinan de estos diez consejos? ¿Con cuáles están de acuerdo y con cuáles no? Déjenmelo en los comentarios. Y lean a Jonathan Franzen. Es un extraordinario escritor.

jonathan+franzen+y+el+arte+de+escribir

Quizás también te interese:

4 comentarios

  1. Me encanto este articulo
    Gracias Rodrigo y me que guardo esta frase "Necesitas haber amado para llegar a ser despiadado", simplemente notable!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Me alegro de que te haya gustado :) ¿Has leído a Franzen? Es uno de mis escritores favoritos. Sobre todo con Las Correcciones y Pureza.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. A pesar de no ser un escritor del que haya oído hablar hasta este momento, sin duda ofrece de los consejos más interesantes que leí pero que, sin embargo, algunos los vi bastante ajenos al individualismo del autor. El octavo, más que tecnófobo, se me hace que apunta más a la probable interrupción por la que un trabajador puede pasar; ya ves, Ayn Rand escribía novelas enteras en clases, apoyando un cuaderno en su pupitre para hacerle creer al profesor que estudiaba para su materia. Otro autor que me parece sumamente interesante es Paul Auster, de quien a pesar de haber leído un solo libro de él (4, 3, 2, 1) me enseñó mucho sobre el arte y la literatura. Sus entrevistas y consejos para novelistas de igual manera son bastante interesantes. ¿Leíste algo de él alguna vez?

    En fin, como siempre un gusto leer tus trabajos, Rodrigo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Franzen es uno de mis escritores favoritos, ojalá puedas darle una oportunidad (La Correcciones y Pureza son mis títulos de cabecera de él). De Paul Auster leí Leviatán, La Noche del Oráculo, Diario de Invierno y El país de las últimas cosas. Definitivamente Leviatán es mi favorito. Todavía no me he involucrado con los pensamientos del autor, pero pronto lo haré.

      Un abrazo!

      Eliminar