Músicos en la Literatura

by - 08:00

musicos+en+la+literatura
      Habiendo estudiado música durante gran parte de mi vida, encuentro fascinantes las novelas que se centran en ella como temática o cuyos personajes son músicos. A veces dicha profesión se encuentra romantizada, otras aparece injustamente caricaturizada, pero nunca deja de ser interesante leer historias al respecto. Resulta difícil para un escritor transmitir a través de las palabras los sentimientos e impresiones involucrados en la música, pero algunos lo han logrado con gran maestría. En honor a esta maravillosa rama del arte, aquí les traigo siete personajes literarios que guardan una relación muy cercana con la música.

  1. Stephan Stepanovich – “Violín” de Anne Rice. De por sí una rareza entre las novelas de la autora, “Violín” cuenta la historia de una mujer de mediana edad llamada Triana que convive con el deseo insatisfecho de tocar el violín, ambición truncada por su propia falta de talento y una vida familiar muy dura. Se encuentra con el fantasma de un violinista, Stephan, que la lleva en un viaje a través de la Historia y le relata su traumático pasado. Tienen una suerte de romance y duelo pasional relacionado al Stradivarius de Stephan, un violín encantado del que pronto se apoderará Triana para hacerla experimentar el poder de la música. Trágico y oscuro, es un libro extraño pero cuyas descripciones musicales están muy bien logradas. Stephan, el violinista, es una suerte de síntesis entre Beethoven y Paganini. La novela resulta una oda a la música del Romanticismo. 
  2. Efimov – “Netochka Nezvanovna” de Fiodor Dostoievsky. Este personaje, otro violinista loco, constituye uno de los retratos que el gran autor ruso nos hace dentro de la que iba a ser su novela debut. Escrita antes de su arresto de diez años en 1849, “Netochka Nezvanovna” quedó inconclusa y de esa manera ha permanecido hasta el día de hoy. Construida originalmente como un bildungsroman, nos narra las impresiones formativas de la homónima protagonista durante los años de su infancia. Su padrastro, el músico en cuestión, es un talentoso pero obsesivo violinista cuyo esnobismo lo lleva a experimentar la pobreza tras una dolorosa serie de conflictos familiares. Como todas las obras del autor, ésta nos ilustra el lado oscuro de la sociedad rusa de su tiempo.
  3. Adrian Leverkühn - “Doktor Faustus” de Thomas Mann. El subtítulo de esta extraordinaria novela es “La vida del compositor Adrian Leverkühn contada por un amigo”. Y eso es exactamente de lo que trata. Nos narra la biografía de un compositor que (a la manera de una modernización del mito del Fausto) le vende el alma al diablo para obtener el talento y el genio creativo más grande de su generación. Este libro de dimensiones épicas funciona a tres importantes niveles: es un extenso homenaje a todos los escritores que trataron la misma historia (incluido Goethe), sirve como una importante crítica a la música modernista y constituye una larga alegoría sobre la caída del pueblo alemán en el barbarismo nazi. El protagonista es una suerte de síntesis de Arnold Schoenberg, Igor Stravinsky y Béla Bartók. Loco, innovador e incansablemente creativo, Adrian Leverkühn resulta un personaje difícil de olvidar. Escrita con ayuda de músicos y destinada a músicos, la considero la novela musical por excelencia del siglo XX.
  4. Nicholas de Lenfent – “Lestat el vampiro” de Anne Rice. Incluyo otro título de la autora porque, dado que la música es uno de los elementos centrales de su obra, es difícil quedarse con sólo uno. En este caso, se trata de una de sus novelas más importantes, la biografía del protagonista de su saga de las Crónicas Vampíricas: Lestat de Lincourt. Este joven hijo de un aristócrata francés en la era previa a la Revolución Francesa conoce a un violinista bohemio llamado Nicholas con el cual vive un intenso amorío que lo llevará a la perdición. Todo esto, por supuesto, antes de que lo conviertan en vampiro y termine condenándose a una vida de constante decadencia.
  5. Troukhatchevsky – “La sonata a Kreutzer” de Leo Tolstoy. Una de las novelas más controvertidas del siglo XIX, nos narra la cadena de eventos que llevaron a un hombre a asesinar a su esposa (una joven pianista). El objeto de deseo de la mujer, un colega violinista, colabora con ella en la interpretación de la Sonata Op. 47 de Beethoven –la llamada Sonata a Kreutzer- desatando las pasiones que conducen al fatal desenlace. Prohibido en Rusia y Estados Unidos, continúa siendo un relato crudo y perverso que tiene a la música como fuerza motriz.
  6. Erika Kohut – “La pianista” de Elfriede Jelinek. Esta novela austríaca de la ganadora del Premio Nobel de Literatura nos cuenta la historia de una profesora de piano que vive reprimida sexual y emocionalmente. Esta condición la llevará a entrar en una relación sadomasoquista con su joven estudiante, Walter Klemmer, con resultados francamente desastrosos.
  7. “Nocturnos” de Kazuo Ishiguro. Aquí ya no lidiamos con un personaje en concreto, sino con un compilado de cuentos enteramente dedicado a la música. Desde un cantante pasado de moda que corteja a su esposa en la inmortal Venecia, hasta las revelaciones personales de un guitarrista frustrado o el encuentro traumático entre dos cellistas de talentos divergentes, esta obra literaria se centra  en las experiencias de la vida de distintos músicos y es un homenaje extraordinario a esta forma de arte.
      He aquí sólo algunos de los múltiples ejemplos que podría citar. ¿Cuáles son tus músicos favoritos de la literatura? ¿Te gusta leer obras de ficción relacionadas con la música? Contame en los comentarios :)

musicos+en+la+literatura

Quizás también te interese:

0 comentarios