Si los Nazis hubiesen ganado la Guerra

by - 08:00

el+hombre+en+el+castillo

      El hombre en el castillo, el famoso libro del autor americano Phillip K. Dick, surge de una premisa sumamente atrapante: ¿Cómo sería el mundo occidental si la Alemania nazi y el Japón imperial hubiesen ganado la Segunda Guerra Mundial? Ambientada alrededor de quince años después de terminada la guerra, con un Hitler ya retirado, un Goebbels en la cúspide de su poder y una Norteamérica ocupada por japoneses y alemanes, El hombre en el castillo nos plantea una ucronía extraña y, en muchos aspectos, simplista.
      La narración sigue a distintos personajes que intentan sobrevivir en un mundo que rápidamente se ha deteriorado y donde la raza, el linaje sanguíneo o la jerarquía de poder juegan un rol fundamental en la estructuración del país. Es interesante la manera en que el autor nos sugiere el retroceso de la sociedad estadounidense: un nuevo mundo donde los objetos industriales que antaño se fabricaban en masa y a bajo costo se han transformado en reliquias que fomentan el contrabando coleccionista. Otro elemento importante es el control gubernamental sobre la cultura, las pujas de poder por la sucesión del Tercer Reich, el asesinato de Franklin D. Roosevelt y el modo en que las tradiciones asiáticas (particularmente el uso del I Ching) han llegado a dominar la cultura occidental.
      Si bien el libro puede considerarse historia alternativa, dentro del mismo aparece una novela ficcional que plantea un universo alternativo a los sucesos que el autor nos plantea: “La langosta se ha posado”. Este tomo -que nuestros protagonistas leen y discuten constantemente- narra un mundo paralelo donde Estados Unidos sí ha podido ganar la Guerra. No hay que confundir, sin embargo, el contenido de este libro con la historia real que nos es familiar, ya que hay inconsistencias y elementos que no se corresponden con la realidad. El escritor responsable de esta subversiva pieza literaria se hace llamar a sí mismo “El hombre en el castillo” y vive en el centro del país, en uno de los últimos rincones que aún no han sido ocupados por los poderes del Eje.
      La acción se desarrolla en medio de un enfrentamiento entre alemanes y japoneses, justo antes de la ruptura de la relación entre ambas potencias militares. Hay una subtrama que involucra espías y un intento de asesinato de los rebeldes. Esto, sin dudas, acerca a la novela al género del thriller y la colorea con una ligera dosis de suspenso.
      A pesar de todas sus virtudes, El hombre en el castillo me dejó frío luego de terminarlo. Está bien escrito, la caracterización es muy rica y la construcción de su mundo es muy imaginativa. No obstante, siento que es un libro al que le falta trabajo. No llega a una conclusión satisfactoria, deja muchos cabos sueltos y no termina de transmitir un mensaje unificado. Si bien todos sus personajes están más o menos conectados, las subtramas se leen más como pequeñas historias amontonadas que como una novela propiamente dicha. Investigando un poco más acerca del trasfondo de esta obra descubrí que Dick la escribió y publicó a las apuradas, en un breve período de tiempo, porque necesitaba el dinero de la editorial para sostener su carrera. Quizás esa sea la razón por la cual todo en este libro se siente inacabado.
     No me arrepiento de haberla leído, definitivamente es una historia interesante y con momentos muy logrados. Sin embargo, terminó dejándome indiferente ante su contenido y su autor.
      ¿Han leído El hombre en el Castillo? ¿Qué les ha parecido? Déjenmelo en los comentarios.
el+hombre+en+el+castillo

Quizás también te interese:

0 comentarios