¿Por qué releemos libros?

by - 08:00

por+que+releemos+libros
      Parte de mi interés en mantener una biblioteca reducida producto de mis prácticas minimalistas consiste en conservar aquellos pocos libros a los que planeo regresar y releer en el futuro. Pero ¿por qué releer libros? ¿Cuál es el objeto de volver a abrir por segunda vez historias que ya hemos acabado en el pasado? Hoy tenía ganas de compartir con ustedes lo que pienso al respecto.
      Mi respuesta a la pregunta básica de por qué releemos libros es bastante sencilla: porque perdemos mucho de lo que leemos con el paso del tiempo. De hecho, perdemos la mayor parte de lo que leemos. Solemos recordar sólo el sentimiento que nos despertó un libro, pero la historia y sus personajes tienden a borrarse de la memoria con asombrosa rapidez. Ni hablar de los pequeños detalles o de los temas escondidos. Volver a visitar un libro es una manera de reconectarnos no sólo con el sentimiento inicial, sino también con un mundo ficcional que aún conserva cierta familiaridad en nuestra memoria.
      En lo personal, un objetivo importante que persigo a la hora de releer un libro es verificar si mi primera impresión de él ha cambiado con el tiempo. Particularmente en el caso de los clásicos y la ficción literaria, la complejidad y las sutilezas del mensaje del escritor pueden despertarnos puntos de reflexión bastante diferentes si los leemos en distintos momentos de nuestras vidas. Con los años cambiamos como personas, pero también cambiamos como lectores. Releer una obra literaria luego de cierto tiempo nos permite asimilarla de manera muy distinta.
      El factor nostálgico es otra de las razones que nos impulsa a releer libros: a veces resulta reconfortante regresar a un mundo ficticio donde nos hemos sentido a gusto, junto a personas inventadas en la mente de un escritor que han logrado cobrar vida propia. Es casi como regresar a un hogar conocido y cálido. Conozco unos cuantos lectores que releen múltiples veces sus libros de la infancia (ej: Harry Potter) por este mismo motivo.
      Las diferencias en la manera en que experimentamos una obra literaria entre la primera y segunda lectura nos demuestra que algunos libros conservan su valor a lo largo del tiempo. Esto es característico de las obras de alta complejidad y gran peso intelectual: leemos la primera vez para disfrutar de la historia y la segunda para apreciar el simbolismo, las metáforas, los temas y las alusiones que el autor ha tejido entre los hilos de su prosa. A mí me pasa que con cada relectura de las grandes novelas descubro que mi relación con ellas ha ido evolucionando a medida que yo mismo he ido cambiando. El modo en que se modifica nuestra manera de ver el mundo y cómo esto afecta lo que leemos es un factor muy importante a tener en cuenta.
      Releer libros también puede resultar una buena alternativa para salir de un bloqueo lector. Si estamos batallando por recuperar nuestro amor por la lectura, ¿qué mejor manera de hacerlo que volviendo a aquellos libros que amamos y nos inspiraron esa pasión en primer lugar? A veces, reabrir nuestros libros favoritos nos permite avanzar en un terreno lector donde previamente nos habíamos quedado estancados.
       Por último, releer es una herramienta muy útil para darle una segunda oportunidad a un libro que quizás nos decepcionó o se quedó corto pero que consideramos que tiene valor intrínseco. Puede que leyéndolo en otra circunstancia y con la cabeza mucho más clara podamos disfrutarlo mejor.
      Mis relecturas más memorables hasta el momento han sido las de los libros “La Muerte en Venecia” de Thomas Mann y la colección de “Cuentos” de Edgar Allan Poe. En ambos casos, me encontré que la segunda (o hasta tercera!) relectura enriquecía mi interpretación del libro y hasta llegaba a cambiar mi impresión inicial de él. Con Mann pude apreciar mucho más su complejo uso del simbolismo y con Poe su exquisito empleo del lenguaje y el ritmo. Descubrir sutilezas como estas que se nos escapan durante la primera lectura es uno de los grandes placeres de releer libros. En ocasiones también releo pasajes enteros de “Las Olas” de Virginia Woolf y “El Manantial” de Ayn Rand sólo para obtener un poco de inspiración personal.
      Algunos de los títulos que más quiero releer en el futuro incluyen: “Lestat el Vampiro” de Anne Rice, “Moby Dick” de Hermann Melville y “La Rebelión de Atlas” de Ayn Rand. Son libros que considero demasiado valiosos y complejos –por distintas razones- como para dejarlos ir con una única lectura. Están incluidos entre mis favoritos y me encantaría saber si mi excelente opinión de ellos se mantiene con el paso del tiempo.
      ¿Te gusta releer libros? ¿Qué estás buscando en tu segundo intento de leer una obra de ficción?  ¿Te parece una actividad útil o una pérdida de tiempo? Dejamelo en los comentarios :)
por+que+releemos+libros

Quizás también te interese:

0 comentarios