8 films que cambiaron mi manera de ver el cine

by - 08:00

8+films+que+cambiaron+mi+manera+de+ver+el+cine
      El cine es, en mi opinión, una de las formas de arte más menospreciadas que existe. A pesar de su carácter masivo y los millones que mueve por año como industria, son pocos los que aprecian la cualidad artística de las piezas cinematográficas. La mayoría de la gente mira películas con el mero propósito de entretenerse, consumir una linda historia o sentir algún tipo de emoción –ternura, miedo, adrenalina, risas, etc-. Sin embargo, no somos muchos los que valoramos, en primer lugar, la calidad estética y el meticuloso trabajo compositivo de los cineastas. He aquí una pequeña selección de películas –decidí incluir solo films masivos que fueran fáciles de encontrar- que por una u otra razón cambiaron mi manera de ver cine. Quedan todas absolutamente recomendadas.

      El Resplandor (1980)

      Encabeza mi lista uno de mis directores preferidos –y, por consenso unánime, uno de los mejores de la historia del cine- el gran Stanley Kubrick. Tomo como ejemplo su más elaborada y bizantina obra maestra, la terrorífica adaptación de la novela de Stephen King del mismo nombre: El Resplandor. Trata la historia de una familia que se queda durante una temporada invernal en un hotel vacío –el Overlook Hotel- para cuidar de sus cientos de salones perdidos en un cordón montañoso alejado de la civilización. Allí el patriarca de la familia enloquecerá producto del aislamiento e intentará matar a su esposa e hijo con la supuesta ayuda de seres sobrenaturales. Un épico poema sobre el descenso a la locura de un frustrado novelista, esta película fracasa a la hora de hacer una adaptación fiel de su material de origen –por algo el propio King llegó a despreciarla-, pero es un ejemplo magistral del triunfo narrativo del cine modernista. La película puede leerse en varios niveles y presenta capas disímiles de historias entrelazadas y contradictorias. A nivel superficial puede interpretarse como la típica historia de un hotel embrujado. En una vista más detallada se descubrirá que gran parte de lo que tiene lugar en la pantalla sólo transcurre en la mente de padre e hijo –y aquí la película se convierte en un comentario sobre las secuelas psicológicas de la violencia doméstica-. Sin embargo, un análisis más profundo nos revelará –y esto cobra fuerza y relevancia en la secuencia final de la película y en las múltiples apariciones fantasmales- que Kubrick está utilizando la historia de King como mero vehículo para recrear políticamente el desarrollo de la Fiebre del Oro del siglo XIX, los prejuicios raciales de muchos de sus protagonistas, y las consecuencias sociales de las medidas monetarias de Woodrow Wilson –quien entregó los bancos americanos a la Reserva Federal que rompió en los años con la paridad dólar-oro y contribuyó a desencadenar la Gran Depresión-. El uso del simbolismo, las metáforas visuales y las señas musicales en la banda sonora nos dan muestra de una creatividad extraordinaria y detallista. Con muebles que se mueven constantemente detrás de los actores, objetos que cambian de lugar muchas veces en una misma escena, pasillos que conducen a ninguna parte, puertas que no corresponden a habitación alguna, ventanales imposibles y decenas de detalles similares, Kubrick provoca en el espectador una perenne sensación de incomodidad espacial que contribuye a la atmósfera claustrofóbica de la película. Un clásico del cine de terror.

      The Neon Demon (2016) / Only God Forgives (2013)

      Hay directores que parecen haber nacido para el artfilm o el cine experimental. Sin embargo, pocos como el gran Nicholas Winding Refn pueden intercalar tan bien ese espíritu con el lenguaje hollywoodense de las películas populares. Habiendo ganado el premio Cannes al mejor director por su reinvención del género de acción con Drive, este maestro de la belleza cinematográfica poco a poco se está transformando en uno de los directores de mejor futuro y más afilada visión artística en el medio. Aquí tomo dos ejemplos de su producción más reciente –sólo porque no podía decidirme por uno- que ilustran perfectamente su capacidad creativa.
      The Neon Demon es una historia de horror minimalista que sigue a una joven modelo de 16 años que ingresa al mundo de la moda y logra triunfar rápidamente debido a su incomparable belleza. Esto desata la ira y la envidia de otras modelos más establecidas y desencadena una trama de violencia motivada por los celos y la competencia desenfrenada. Más allá de su comentario sobre el narcisismo y la obsesión por la belleza –“la belleza no lo es todo, es lo único”-, su exquisita cinematografía o su eufórica banda sonora, es el desarrollo de la historia que va dando importantes giros lo que la vuelve una experiencia fresca y vertiginosa. Al principio, da la impresión de que se trata de una historia de amor o un comentario sobre el mundo de la moda; a medida que avanza te vas dando cuenta de que se trata de una historia turbulenta al estilo de Black Swan de Aronofsky; pero conforme vas llegando a su perturbador final terminás comprendiendo –spoiler alert- que aquello que has presenciado no fue otra cosa que un sangriento relato de terror que involucraba un coven de brujas y representaba sus prácticas oscuras para garantizar el éxito, la fama y la belleza. Me encantó desde el principio hasta el final.
      La segunda película de Refn que recomiendo, Only God Forgives, es un poco más difícil de digerir e interpretar. Se trata de una historia de venganza, una meditación metafísica sobre el bien y el mal y una parábola religiosa que intenta analizar la naturaleza de Dios y del perdón –de ahí su nombre-. Ocurre en Tailandia y hay mucho de choque de culturas en las prácticas sociales que se representan. Sin embargo, a pesar de su extremada violencia y su dificultad de interpretación, posee la belleza de una poesía y la capacidad ilimitada de atraparte y maravillarte. Es la más controvertida de las películas de Refn, amada y odiada en partes iguales, pero su excelencia narrativa y el extraordinario protagónico de Ryan Gosling le merecen una mención honorífica.

      Requiem por un Sueño (2000)

      Una de las películas que impulsaron las carreras tanto de su director (Darren Aronofsky) como de sus protagonistas (Jared Leto y Jennifer Connolly), Requiem por un Sueño es una pesadilla músico-visual que alerta sobre los horrores de la adicción –en todas sus formas, pero particularmente a las sustancias y las drogas- y explora las consecuencias nefastas de las malas decisiones. En su momento tuvo el record de la película con mayores cortes de edición y su banda sonora se ha transformado en uno de los tracks más reconocibles del cine moderno. La belleza de su composición, las espectaculares actuaciones de su reparto –Ellen Burstyn fue nominada al Oscar por su papel de madre destruida- y la profunda carga emocional de sus distintas historias merecen ser experimentadas por todos al menos una vez. Es brutal, con un final que te rompe el corazón y un mensaje que te alejará de las drogas para siempre

      Halloween (1978)

      Parecerá extraño que incluya un slasher –y uno tan trivial como Halloween- en esta lista. Sin embargo, quienes hayan visto este pequeño film debut del entonces estudiante de cine John Carpenter sabrán que se trata de una pequeña obra maestra. Minimalista en su presupuesto, su guión y sus recursos narrativos, esta película es uno de los mejores ejemplos de aquello que es capaz de crear un director talentoso con poco y nada a su disposición. Nos cuenta la historia de Michael Mayers, un asesino psicópata escapado de un asilo psiquiátrico –donde fue internado luego de matar a su hermana- que regresa a su antigua casa familiar y desata una masacre homicida en un pequeño barrio suburbano para satisfacer su propia mente perturbada. Algunos de sus elementos no han envejecido bien –particularmente sus efectos especiales y sonoros- pero su atmósfera y efectividad han permanecido intactas. Es poco lo que se llega a saber del villano al terminar la historia, lo cual juega un poco con el miedo a lo desconocido y el mito del boogeyman. Su banda sonora y su cinematografía siguen siendo logros asombrosos para su limitadísima producción. Un clásico entre clásicos y una compañía irremplazable para la noche de Halloween.

8+films+que+cambiaron+mi+manera+de+ver+el+cine

      Donnie Darko (2001)

      Me vi obligado a incluir esta película aquí a pesar de que ni es una de mis preferidas ni me gustó mucho que digamos. Pero aún así reconozco su originalidad y su genial atmósfera. Se trata de un thriller psicológico que sigue las aventuras de la vida de su perturbado protagonista mientras busca el significado de las visiones apocalípticas que ha estado teniendo. Con un reparto de posteriores estrellas –algunas desconocidas en aquel momento- el film nos sumerge en un universo de imágenes tumultuosas encabezadas por la aparición de un conejo gigante llamado “Frank” que le dice a Donnie que el mundo se acabará en 28 días. Se trata de un film con tintes de ciencia ficción y que trata acerca de los viajes en el tiempo. Su narrativa no lineal es sencillamente espectacular.  Es una de esas películas que no pueden terminar de asimilarse sin sentarse primero a pensar en ella y reflexionar al respecto, cosa que amo de cualquier film.

      Enemy (2013)

      Esta adaptación de la novela de Saramago –El hombre duplicado- es un exquisito festín de metáforas visuales y simbolismo siniestro. Nos cuenta la historia de Jake, un frustrado profesor de historia que descubre que hay un hombre idéntico a él (un Doppelgänger) que transita una vida en muchos sentidos opuesta a la suya. Hay mucho de análisis freudiano en esta película, ya que se centra en la exploración detallada de la mente de un hombre con problemas de compromiso. Una de las mejores que he visto en los últimos años.

      Oculus (2014)

       Hablando de narrativas no lineales, este pequeño film de terror acerca de un espejo embrujado se lleva sin dudas las palmas. El efecto que busca provocar es similar al de Otra Vuelta de Tuerca, ya que se vale de la constante ambigüedad a la hora de narrar su historia. Es un film de terror que tiene como protagonistas a dos jóvenes traumatizados por ciertos eventos de violencia familiar que ocurrieron en su niñez y que, quince años después, intentarán demostrar ante el mundo que fueron provocados por una entidad sobrenatural que reside en un espejo. La película se desarrolla intercalando, sin cortes y de la manera más fluida posible, flashbacks del pasado con eventos del presente. Las maravillosas actuaciones de Karen Gillian y Brenton Thwaites nos hacen preguntarnos constantemente si lo que estamos viendo es, de hecho, una historia sobrenatural o si nuestros protagonistas han perdido completamente la razón y la noción de la realidad. Una pequeña obra maestra, sobre todo por su cinematografía.

      2001: Una Odisea en el Espacio (1968)

      Quiero cerrar esta entrada con una de las películas más apasionantes, escandalosas y bellas de la historia del séptimo arte. Nuevamente, ponemos en el centro de la escena al gran Stanley Kubrick. Su prolongada adaptación de la novela de Arthur C. Clarke, que contó con tecnología prestada por la misma NASA, fue tan innovadora en su tiempo que se adelantó a los ipads, la touchscreen, los televisores plasma y muchos otros inventos que hasta ese momento eran impensados. Nos ilustra los pormenores de una serie de misiones al espacio –particularmente a la Luna y a Júpiter- impulsadas por el descubrimiento de un monolito alienígena de cuatro millones de años de antigüedad. La visión temporal a largo plazo, las meditaciones metafísicas, el suspenso y el espectáculo visual de esta pieza cinematográfica la hacen muy trascendente. El uso de grandes piezas musicales para su banda sonora, interponiendo la tonalidad del vals de Strauss con el atonalismo del coral de Ligeti, provoca un efecto deslumbrante. Es puro espectáculo visual de la más alta categoría y queda super recomendada. Algunos espectadores modernos pueden desesperarse por la lentitud y sordidez de algunos momentos en que Kubrick reduce el desarrollo de la acción a los relajados pasos y la respiración de los astronautas, pero esto fue hecho para simular el mayor realismo posible y, con el paso del tiempo, termina volviéndose una fuente importante de suspenso dentro de la historia. Debo decir, como no podía ser de otra forma, que mi personaje favorito de toda la película es Hal. Amo esta película como pocas.

      Espero que les haya gustado. ¿Qué películas cambiaron tu manera de ver cine?

8+films+que+cambiaron+mi+manera+de+ver+el+cine

Quizás también te interese:

5 comentarios

  1. Hola Rodri! muy interesante el post, de las peliculas que nombraste vi El Resplandor, The Neon Demon, Requiem por un Sueño, Donnie Darko y 2001: Una Odisea en el Espacio, de todas estas las que mas me gustaron fueron Neon Demon, que tambien me fascino de principio a fin y Requiem por un sueño que tiene unos personajes increibles; de Stanley Kubrick mi preferida es Eyes Wide shut, pero sin censura! tambien vi La naranja mecanica hace un tiempo y es bastante incomoda jaja el resplandor es muy buena y 2001 la vi hace un tiempo y la verdad me aburrio, tendria que darle otra oportunidad ;) a mi me cambio la forma de ver cine mas que una pelicula en si, fue una materia de la facultad que veiamos peliculas "aburridas", antiguas, de otros paises, incluso argentinas tambien! y la verdad que a la larga eso si me hizo abrirme a peliculas de todo tipo y me cambio de alguna forma, es mas, me parece que (salvo series) la calidad de peliculas de Hollywood viene en picada desde hace varios años :s, Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya gustado :) Otro fan de Kubrick (choque esos cinco!). ¿Qué estabas estudiando? Tengo muchas pelis pendientes de muchos países, pero estoy en un momento donde ando con cero tiempo para consumir mucho cine que digamos xD Ni siquiera he podido ver series por ahora. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Debere releer tu articulo luego de que trate ver algunos de los films de tu lista que no he visto. Es una lista bien definida con asperezas, no apta para superficiales. La que a mi siempre me trae un conflicto es "El Resplandor" yo llegue a verla luego de leer la novela y cuando salí me preguntaba donde había quedado lo que había leído. No niego la calidad de lo filmado por Kubrik y lo importante que fue para el medio en su momento, pero no fue muy justa para con KING. Igual su iconografía y su gramática están inclusas en la cultura para siempre. "Requiem para un sueño" es una película que te sacude poderosamente. Pero están dentro mi lista de "Por favor por tu salud no vuelvas a mirar". "Halloween" he dejado de mirarla y reconozco porque esta en tu lista. 2001 es uno de mis amores, yo amo la CF. Si la hubiese visto en su momento de estreno no hubiese entendido nada (cosa que me comentaron algunos que la vieron en su estreno) Tambien la vi despues de leer la novela y entiendo que se pone un tanto pesada porque no existian suficientes trucos en esa epoca. Es la madre de la Ciencia Ficcion posterior. Te recomiendo el cuento de Clark que dio origen a la novela "El Centinela". Donnie Darko la tengo en un estante para reveerla, en su momento me resultaba dolorosa. Y me has dejado algunos titulos para investigar, muy bueno!. Yo creci en un época en la que en TV no había mas que 4 canales y por las madrugadas lo unico que tenias para ver eran films europeos o argentinos y mucho cine negro. Hoy, con tanto canal no habria visto muchas de las maravillas que vi en ese momento para no tener que irme a dormir. Gracias Rodrigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Resplandor no es buena como adaptación, pero es excelente como película en sí misma. Me anoto el cuento de Clark :) Un abrazo!

      Eliminar