Lo que aprendí al estudiar música en la universidad

by - 08:00

lo+que+aprendi+al+estudiar+musica+en+la+universidad
      Para muchos de ustedes, no es novedad que durante algunos años me dediqué a estudiar música profesionalmente. Hice la Licenciatura en Composición Musical y aprendí a componer para orquestas, ensambles e instrumentos solistas. Asimilé conceptos avanzados de armonía, contrapunto y forma musical. He tocado el piano, cantado en coros y realizado numerosos proyectos compositivos. Llegué hasta cuarto año de la carrera y el enfoque de la misma estaba centrado en la música académica occidental, con acento especial en aquella del siglo XX. Tuve que abandonar mi carrera por cuestiones personales, y no me arrepiento de haberlo hecho ni de haber dedicado tantos años al estudio de una disciplina artística que siempre me interesó. Sin embargo, me gustaría compartir con ustedes algunas de las lecciones más importantes que aprendí, sobre mí mismo y sobre la música en general, durante todos esos años de estudios universitarios.

  1. Las metas se alcanzan de a poco, día a día. Todo músico sabe que componer o tocar una obra musical no es una cuestión instantánea. Se trata de un proceso gradual que resulta de un esfuerzo diario que contribuye poco a poco a llegar a la meta central. Tanto en las cuestiones artísticas como personales, todo objetivo se alcanza con un pequeño paso adelante, día tras día.
  2. La crítica es siempre una oportunidad para el aprendizaje. Hay personas que son reacias a la crítica. También existen aquellos que tienden a tomársela de forma personal. En la facultad, estuve sometido a un ámbito donde la crítica y el cuestionamiento constantes eran la herramienta principal para el desarrollo de las habilidades propias. Eso me hizo valorar mucho más la importancia de la buena crítica, aprender a respetarla y a aplicarla para mejorar cada proyecto personal
  3. La coordinación es una cualidad esencial. Sea para tocar el piano, escuchar y transcribir una audición, solfear múltiples voces al mismo tiempo o cantar en un coro, la coordinación física y mental es fundamental a la hora de la actividad musical. Pero también es fundamental para otras áreas de la vida. Aprender a coordinar las capacidades de uno y tenerlas siempre en forma es una actitud que todos deberíamos adoptar de vez en cuando.
  4. La autoconfianza se construye, no se obtiene. Siempre me opuse –y más aún luego de estudiar música- a la noción de que pueda existir tal cosa como el “talento innato”. El talento es algo que se construye, como toda habilidad, mediante el trabajo consciente y constante. De la misma manera, la confianza en uno mismo no es algo innato, sino algo para trabajar con cada acción correcta que uno realiza en su vida cotidiana. Cada logro y cada buena acción ayudan a fortalecer la autoestima y la independencia, valores esenciales de todo individuo.lo+que+aprendi+al+estudiar+musica+en+la+universidad
  5. El trabajo duro lleva al éxito. Es mentira –en la gran mayoría de los casos- que el éxito se obtiene por el azar, los favores o la ayuda externa. Al éxito se llega por el trabajo duro que uno realiza para alcanzar sus metas, a diario y de manera consciente. Cualquier músico que busca desarrollar un buen nivel entiende rápido lo que se requiere para llegar al éxito. Tu vida está en tus manos. Lo que hagas con ella dependerá de vos mismo.
  6. La organización es esencial, para la vida y para el estudio. Nada es más caótico y sobre saturado que la agenda de un músico, particularmente de un instrumentista. Horas de ensayo, estudio, cursado, teoría, solfeo y prácticas grupales tienden a comerse casi por completo el día de un estudiante. Sin embargo, saber balancear la vida profesional y personal, poder elegir cuántas horas dedicarle a cada cosa, cumplir con los tiempos asignados y saber cuándo pararse a descansar, son habilidades importantes que si uno aprende a desarrollarlas para el estudio musical, después lo acompañarán a uno por el resto de la vida.
  7. Cuestioná todo, e indagá el funcionamiento de todo. Una de las primeras cosas que se caen y destruyen cuando empezás a estudiar música profesionalmente son los mitos idealizados en la cultura popular sobre los grandes compositores. Al comprender el método de composición, el truco y la orfebrería detrás de la música de Beethoven, Schumann, Schubert, Mozart, Schoenberg y Stravinsky, uno deja de verlos como semidioses de talento inigualable y, a la vez, deja de percibir las cosas de manera tan frívola para aprender que siempre se debe indagar más allá de lo que está en la superficie. Es una excelente actitud para tener ante la vida: cuestionar, analizar e investigar todo lo que nos rodea.
  8. Existe música a todo nuestro alrededor. Una de las primeras cosas que se modifican cuando uno desarrolla el oído musical es la apertura involuntaria para descubrir sonidos musicales en todo nuestro entorno. La naturaleza, las ciudades, el ruido de la actividad, las voces humanas, etc. Hasta las cosas más pequeñas pueden contener patrones rítmicos y musicales. Estudiar música y entrenar el oído te permite apreciar mejor el mundo y su belleza sonora.
lo+que+aprendi+al+estudiar+musica+en+la+universidad
      Esas fueron algunas de las lecciones que aprendí. Quizás más adelante profundice un poco más en el tema. Espero que les haya gustado :)

Quizás también te interese:

0 comentarios